Tomatis para los problemas de hipersensibilidad en el autismo

tratamiento autismo con tomatis

 

Oír, oler, saborear, sentir y ver  por encima de cualquier umbral estándar, parece un superpoder, pero no lo es. La hipersensibilidad es una dificultad con las cual las personas con autismo deben aprender a vivir, originando en ellos serias dificultades de socialización e integración. El Método Tomatis es una de las mejores opciones para disminuir dicho problema.

También denominado Trastorno de Procesamiento Sensorial (TPS), la hipersensibilidad ocasiona problemas de aprendizaje, conducta, coordinación motriz y socialización. Se trata de una de las características más frecuentes del Trastorno de Espectro Autista (TEA).

Los niños con autismo desarrollan con mayor facilidad una hiperpercepción a ciertos estímulos auditivos, visuales (que suman aproximadamente el 80% de lo información que recibimos), táctiles, olfativos, gustativos, vestibulares (principalmente sobre el equilibrio), y propioceptivos (dificultades de ubicación espacial, motricidad o sinestesia).

Por ello, es común que sientan rechazo ante ciertos olores que para otros sean fragantes, que eviten contacto físico, tengan un gusto bastante particular por los sabores fuertes o picantes, e incluso, teman a lugares donde existe mucha gente reunida (pues es en estos escenarios cuando su hipersensibilidad alcanza su máximo nivel por la gran cantidad de texturas, olores, colores y sonidos presentes).

Imagínese escuchando cada susurro a su alrededor como un grito directo en su oído, que el sabor dulce de un caramelo se intensifique de tal forma que deje de ser delicioso para convertirse en asqueroso, o que una sincera caricia en la mejilla le duela como si una lija sobara su rostro ¿No resulta estresante y aterrador?

“Mi sentido del oído es como si llevase un audífono con el volumen bloqueado en “super-alto”. Es como un micrófono abierto que lo recoge todo. Tengo dos opciones: encender el micrófono y abrumarme con tanto sonido, o desconectarlo”, explica Temple Grandin, reconocida etóloga estadounidense con TEA. Además, se estima que el 30% de los autistas sufre de fotosensibilidad.

Para solucionar dichos inconvenientes, el Método Tomatis es una excelente opción reparadora de la percepción y sensibilidad neuronal, consiguiendo un equilibrio en la integración sensorial.

La integración sensorial es la capacidad del sistema nervioso central para asimilar de manera efectiva y mesurada la información proveniente de los sentidos. Cuando no funciona correctamente, resulta complicado organizar e interpretar de forma adecuada los estímulos del exterior.

El Método Tomatis estimula la integración neurosensorial a través de su acción sobre el oído medio, sistema vestibular y la cóclea.

Así, a través de determinadas frecuencias previamente escogidas según el caso, produce nuevas conexiones neuronales que favorecen los comportamientos adaptativos de las personas con autismo, para que puedan responder adecuadamente a cada estímulo. Recompone y restaura la integración sensorial, nivelando así la percepción.

El Método Tomatis es la mejor alternativa para mejorar la calidad de vida de aquellos que conviven con el Trastorno de Espectro Autista y su hipersensibilidad.

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply