Tomatis: El Método Tomatis para niños con TGD

 

El Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), es un grupo de diagnósticos caracterizados por alteraciones en las habilidades de interacción social, comunicación, e intereses restringidos, estereotipados y repetitivos. El concepto incluye perturbaciones como el Autismo, Asperger, Trastorno de Tourette, de Rett y el Trastorno Desintegrativo Infantil. Para mejorar la calidad de vida de estos individuos, nada mejor que el Método Tomatis®.

Algunas características particulares que son comunes indicios de la presencia de algún diagnóstico de TGD son, la falta de respuesta a los demás, deficiencias en el desarrollo del lenguaje, respuesta extraña a los estímulos del ambiente (hipersensibilidad), pensamiento estructurado, tendencia al aislamiento, dificultad en la percepción del cuerpo y aprendizaje diferencial. Todos estos síntomas empiezan a ser visibles a partir de los 36 meses de edad.

La gravedad de los síntomas varía de una persona a otra. Y aunque estas condiciones son crónicas, sí es posible minimizar al máximo sus síntomas para otorgarle al afectado la autonomía que necesitará para desarrollarse y adaptarse sin dificultades en la vida. Para ello, existen terapias bastante exitosas, como el Método Tomatis®.

Tomatis® fue desarrollado hace más de 50 años por el científico y otorrinolaringólogo francés, Alfred Tomatis.  Durante ese tiempo, se ha ganado un merecido puesto como uno de los  tratamientos más efectivos para ayudar a personas con condiciones tan delicadas como Asperger, Autismo, Síndrome de Tourette, y otros dentro del TGD.

Tomatis® estimula los circuitos nerviosos a través del canal auditivo, utilizando ciertas melodías preprogramadas para generar aportes positivos en la materia gris (como canciones de Mozart o cantos gregorianos). Estos sonidos especiales se emiten a través de un aparato altamente tecnológico denominado oído electrónico, el cual está diseñado para filtrar, densificar y ajustar el estímulo sonoro. Este dispositivo activa los mecanismos del estímulo cortical y de atención del cerebro.

En las personas con TGD la respuesta a la estimulación neuroauditiva de Tomatis® es mucho más compleja, pues en este procedimiento también se estimulan a las neuronas espejo. Estas células nerviosas son las encargadas de atribuir a los demás las intenciones, ideas e incluso determinan el nivel de empatía, además, están fuertemente relacionadas con la cognición social. De acuerdo a diversos estudios, las neuronas espejo de las personas con TGD sufren de serias alteraciones.

Por ello, la acción que Tomatis® realiza sobre estas células resulta sumamente importante. Ya que, regenera varias de las capacidades pobremente desarrolladas en estas personas, como la comunicación, socialización, y comprensión de los demás.

“Alejandro ha ido mejorando en cuanto a la atención, comprensión, aprendizaje (…), hemos notado en él un cambio importante a nivel de interacción, pero sobre todo la alegría que manifiesta con todo lo que hace, está feliz a todas horas y tiene ganas de jugar y reírse”, comparten los padres de Alejandro, un niño de Alicante (España) con TGD, que hasta el momento de la declaración había realizado una considerable cantidad de sesiones Tomatis.

Una vez que el niño con TGD desarrolle todas sus habilidades de comunicación y socialización, estará listo para enfrentar los retos de la vida con autonomía y excelencia. Tomatis® es la clave para conseguirlo.

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS Y SOLICITE UNA CONSULTA GRATUITA LLENANDO EL FORMULARIO  http://bit.ly/2ccZBsR

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
Previous Post
Next Post

Leave a Reply