Método Tomatis: ¿Cómo ayudó esta terapia a grandes figuras de la música?

María Callas, Plácido Domingo y Benjamín Luxon, todos ellos grandes talentos de la lírica, gozaron de popularidad y admiración por su excepcional talento. Aunque muchas personas no lo sepan, estos músicos recurrieron en algún momento de su carrera al Método Tomatis, con el fin de mejorar sus habilidades.

El Método Tomatis consiste en la aplicación de música preprogramada y decodificada­ clásica, gregoriana, entre otras.–esta estimula el Sistema de Procesamiento Auditivo y, a su vez, permite una integración exacta de la información acústica, logrando que el cerebro seleccione y procese estos datos de la manera más óptima.

Este método nació gracias a la cercanía del doctor Alfred Tomatis, físico y otorrinolaringólogo francés con el mundo de la ópera. Los músicos eran especiales para él, ya que creció rodeado de ellos, debido a que su madre era cantante de este género. Para brindarle ayuda a ésta con algunos de sus compañeros que tenían problemas para emitir las notas necesarias durante el espectáculo, el doctor empezó una investigación que culminaría con el destacado tratamiento que hoy conocemos y que mereció la Medalla de Oro del método científico de la Academia de Ciencias de París.

“La voz sólo contiene las frecuencias que el oído es capaz de analizar”, este fue el descubrimiento que el otorrinolaringólogo utilizaría como fundamento para todo su estudio. Descubrió que, cada disfunción afectaba a un registro tonal determinado. Es decir, las personas con problemas habían desactivado voluntariamente la escucha justamente en ese registro, por lo mismo cualquier sonido con la misma frecuencia, no era analizado y la comprensión resultaba complicada.

La habilidad de la escucha es selectiva y se puede desactivar si ésta resulta estresante para la persona afectada, ¿cómo? Simplemente se bloquea el registro que no se quiere oír. Esto sucede en ciertos casos, por ejemplo, en medio de una pelea en el que uno de los presentes no desea prestar atención a los insultos hacia su persona, por autodefensa dejará de escuchar atentamente y su oído no analizará lo que percibe.

Desde ese momento la capacidad de comprensión de esa frecuencia en cualquier situación se volverá dificultosa y afectará a la persona en su aprendizaje. Por esto muchos niños tienen problemas para entender las lecciones de su maestra o simplemente parecen no tener interés en lo que se les dice.

El doctor Tomatis logró solucionar la desafinación de los cantantes gracias a la aplicación de un método alternativo, una terapia que lograría grandes resultados. A las personas en las que detectaba este inconveniente les hacía escuchar por medio de un oído electrónico música clásica, – de Mozart, por la predominación de armónicos altos, entre otros factores – cantos gregorianos, – por su acción sedante – y la reproducción de la atmósfera acústica intrauterina – por sus implicaciones emocionales – mientras realizaban acciones comunes, como leer, escribir, dibujar o dormir. Después de algunas sesiones las personas habían activados los registros anteriormente bloqueados y su comprensión sonora era nuevamente completa.

Los músicos tratados con Tomatis mejoraron su producción vocal, obtuvieron una mejor apreciación del sonido, mejor conciencia postural y vocal, ampliación del registro, más brillo y color en la voz, una mayor fluidez en la emisión vocal, afinación más precisa, expansión de las capacidades comunicativas y expresivas, una presencia escénica notablemente mejor, entre otros beneficios. “El método nos ayuda a escucharnos, a sentir; lo demás dependerá de nuestras propias capacidades; si estaban dormidas, se despertarán”, explica la soprano española Carmen Bustamante, quien realizó el tratamiento cuando era una cantante activa y hoy en día es una importante defensora del mismo.

Además de todo esto, realizar este tratamiento resulta provechoso para el aprendizaje del paciente. El oído está implicado en el 90 % de los mensajes sensoriales que estimulan el cerebro por lo que estimularlo implica mejoras en un gran número de patologías o problemas diversos. Entre ellos, la comprensión de lenguas extranjeras, en trastornos de aprendizaje, – como dislexia o disortografía – frente a problemas de atención, en el desarrollo psicomotor, el equilibrio, la coordinación, la postura corporal, el estrés, ansiedad, depresión, y en casos específicos como el autismo o las enfermedades psicosomáticas, también mejora el autoconocimiento, la memoria, las relaciones personales y mucho más.

El método Tomatis es una revelación de la audiopsicofonología y es capaz de mejorar muchas situaciones, que anteriormente resultaban casi imposibles, con la correcta utilización de la música en las personas. Según la doctora Cori López, discípula del creador del método, utilizarlo puede acabar con el 30% del fracaso escolar en España, la pregunta es ¿cuánto puede ayudar la implementación de esta terapia en nuestro país tanto en la enseñanza como en la música?

 Con información de:

http://www.tomatismadrid.es/

http://www.lavanguardia.com/

Previous Post
Next Post

Leave a Reply